Skip to content

HAMLET

Shakespeare siempre ha estado a mi lado. ¿Desde cuándo? Recuerdo que desde 1968, fecha en que me retiré del Instituto Nacional Superior de Arte Dramático (INSAD), para dar inicio a nuevas aventuras. Juan Gonzalo Rose no sólo fue el poeta peruano, de la estirpe de Vallejo, que me enseñó no sólo a decir orgánicamente Shakespeare, sino que me hizo ver su trasfondo político.
Casi 44 años de búsqueda teatral con Cuatrotablas me han ayudado a encontrar las fuentes de mi propuesta. La primera fuente fue Jan Kot, investigador polaco, con su acercamiento al Shakespeare contemporáneo, a través de su libro de aprendizaje "APUNTES SOBRE SHAKESPEARE". El segundo fue el inglés Gordon Graig, con su tesis “Los fantasmas en Shakespeare no existen”. El tercero fue cuando leí el “Roberto Zuco” del francés Bernard Marie Koltés y en el que Koltés por primera vez, toma en cuenta a los soldados de HAMLET en el I Acto. “¿Por qué los soldados del pueblo raso son reclutados como mercenarios? ¿Quién nos explica esto?”
No soy académico, no sé citar mis fuentes, escribo poco, reflexiono mucho, cada propuesta, cada trabajo teatral, es una reflexión sobre la vida, sobre el ser humano, y sobre todo con el país que habito.
Shakespeare se abre paso, es un aprendizaje más. Cuenta el filósofo español Fernando Savater, que le tocó ver al poeta argentino Jorge Luis Borges “una desastrosa versión teatral del poeta inglés” y descubrió que el texto de Shakespeare se mantenía incólume. De ahí el nombre a ésta trilogía de tres tragedias shakesperIanas que más me han impactado lo mismo que a millares de lectores y de directores a través de la historia.
Hamlet, Macbeth y Lear, tres tragedias para hablar de lo que pasa en el mundo y ¿por qué no en el Perú?
Todo teatro o Arte deben ser y es político, sino no es. Ahí se resuelve la singular incertidumbre que nos trajo el príncipe de la Real Duda, y que el poeta Juan Gonzalo Rose convocara hace 50 años en Lima, y que hoy vuelve de manera ampliada con un ejército de jóvenes actores que quieren arrastrar a los jóvenes peruanos de hoy a ésta aventura shakesperiana. HAMLET, desde el punto de vista de “esos muchachitos reclutados por el nuevo gobernante para enfrentar a inexistentes enemigos de la Patria, y así poder ocultar la podredumbre de su propio régimen, ese algo que se pudre en el país igual que en la lejana Dinamarca”.
50 años después, todos los personajes principales de Hamlet son convocados, por los soldados de ese ejército que es el ejército de todas partes del mundo.
Sobre Macbeth y Lear a su debido tiempo.

Mario Delgado Vásquez
Director de La A.I.A. Cuatrotablas

Cuatrotablas y la Casa de la Literatura - HAMLET - pronto en Julio