Skip to content

Ayacucho 78

AYACUCHO 78

En mayo de 1978, con el patrocinio de la UNESCO, el auspicio del INC y respaldado por lo más representativo del Teatro de Grupo de Occidente, Cuatrotablas logra realizar en la pequeña ciudad de San Cristóbal de Huamanga el primer Encuentro de Ayacucho.  Y logra no solo reunir a las vanguardias latinoamericanas en pintura, danza, música y teatro nacionales, sino a grupos de Europa y el nuevo BUTOH, Teatro  de Japón representado por el impresionante ISSO MIURA, creando así un espacio de trabajo  único e irrepetible que marcó a una generación.

La generosidad del grupo de actores de la Primera Generación de CUATROTABLAS y los  pupilos de la Segunda, hicieron posible un  milagro de organización con $9,000 gestionados por Jean Darcante, mítico director del Instituto Internacional de Teatro de la UNESCO, y $1,000 del Instituto Italiano de Cultura.  Además se tuvo el apoyo administrativo y logístico del Instituto Nacional de Cultura,  la participación activa de  la Escuela Nacional de Arte Dramático y  el apoyo decidido del Estado para el  alojamiento de los 250 artistas del mundo en el Hotel de  Turistas. La propia UNESCO, entidad auspiciadora, estuvo presente con  su Director del Departamento de Cultura, Alexandre Block.

Fue también decisiva la participación del pueblo de Ayacucho, que se solidarizó  desde el inicio con el evento, quebrando los límites que teníamos, producto del Paro Nacional, que anunciaba los nuevos cambios que se venían, y que finalmente trajeron abajo el andamiaje de la revolucionaria  dictadura militar que gobernaba el Perú. De ese modo, Ayacucho 78 se convierte en un hito, en un referente para el Teatro de Grupo del mundo, en una nueva manera de encontrarse y, sobre todo, en un lugar de intercambio de profundas relaciones humanas.

Los grandes precedentes e  impulsos que llevaron a Cuatrotablas, sus pupilos y su director a dirigir tremenda hazaña en un Perú convulsionado por el Paro Nacional de Mayo del 78 fueron: El 1° encuentro en Belgrado 76, en el marco del Festival de Teatro de las Naciones, organizado por el ODIN TEATRET de Dinamarca; y el 2° en Bergamo 77, organizado por el TEATRO TASCABILE de Italia.
Nuestro objetivo fue hacer de Ayacucho - un pueblo abandonado por Dios, a pesar de sus 50 iglesias- un laboratorio cultural que nos anunciara el teatro del futuro. Indagar en el Teatro de los Padres, en el Teatro Originario, en las técnicas que nos ayudarían a pensar por primera vez en un Teatro Mestizo para el Perú fue un gran logro.
Irónicamente y de manera trágica, 2 años  después de AYACUCHO 78, en el mismo territorio, Sendero Luminoso le declara la guerra al Perú Oficial, arrastrando irremediablemente en su demencial propuesta al otro Perú, al Perú más desprotegido, al Perú de nuestros padres, de nuestras culturas originarias.
El objetivo de estas reflexiones es trasmitir al mundo, la capacidad creadora de un pueblo con una ascendencia espiritual de más de 5,000 años, y  que logró hacer de un proyecto grupal un proyecto visionario para el Perú y el Mundo.