Skip to content

El metodo

EL MÉTODO 

“En un mundo saturado por la violencia y la deshumanización, el teatro cumple una tarea fundamental como catalizador. Que mejor que con nuestros cuerpos y voces buscar esta expresión -que es el TEATRO, la Actuación- para hacer de nosotros un personaje, un haz de luz de vida, una forma de catarsis, una liberación de los demonios que nos afligen en esta época”.  Mario Alejandro Delgado Vásquez.

Gracias a los más de 40 años de investigación teatral, Cuatrotablas ha podido elaborar un método de formación actoral y creación colectiva. Un método que no es solo suyo sino de la Humanidad, forjado en el encuentro de experiencias personales y grupales abocadas a la búsqueda de las fuentes del Teatro. Ha nacido del intercambio, descubrimiento y confrontación con los más importantes maestros teatrales de América Latina, Europa y Oriente, del encuentro con las “otras culturas”, con nuestras raíces.

La sistematización empezó en 1974 con Mario Delgado y la Primera Generación de Actores. Desde allí, surge la idea de “formar generaciones de actores en el método”, la consciencia del sentido de un Laboratorio Teatral en el Perú.

El método está centrado en:

  • La critica a los movimientos mecánicos de la vida cotidiana
  • El estudio de los roles mecánicos que asumimos en la vida cotidiana para mentir
  • El aprendizaje de las acciones                                                                                                                                                                    
  • El estudio del comportamiento extra-cotidiano del cuerpo
  • Una técnica para comprender el uso del cuerpo
  • El uso del cuerpo en el estado psicofísico de la actuación
  • La construcción de un uso extra-cotidiano del cuerpo
  • Los principios éticos y leyes físicas que coinciden en todas las culturas teatrales
  • La construcción de un método individual y colectivo para la creación
  • El cuerpo como salud y el teatro como un arte sano
  • La búsqueda de la verdad a través de la acción orgánica