Skip to content

Memoria y consecuencia

Memoria y consecuencia, la ausencia del maestro 

El lunes leí nuevamente la  carta que Grotowski me  envió para ser leída en el Encuentro Ayacucho 88, realizado en Huampaní. Era una suerte de mensaje en ausencia por no poder asistir al homenaje que le hacíamos. Y sus líneas me han tocado nuevamente el corazón.

En estos tiempos de incertidumbre en los cuales las fuerzas no son iguales a hace 40 años, y en los que uno a veces duda frente a tanta necesidad de consecuencia, ¿cómo saber si no te has equivocado y los demás tienen la razón? Simplemente leyendo la historia, escuchando las palabras de Grotoswki y de Artaud: “fiel a mí mismo”.

Estas semanas, estos días “he asumido” que debo concentrarme en lo que se me necesita. Cancelar el viaje al Cuzco con Edgard Guillén para estrenar “Hécuba”, una experiencia que requiere toda nuestra lucidez  y ecuanimidad, fue acertado. Supongo  el productor habrá tenido problemas. Pero Edgard  y yo, estamos complacidos de haber “pensado” en nosotros. Eventos mil veces más  grandes se suspenden  y no por razones tan profundas. 

Suspender la visita a los Audaces en Arequipa por su 45 aniversario fue quizás la decisión más difícil. Sabía que ellos no lo iban a entender. El Misti me lo anunciaba. Pero “nunca pensé” en tanta revuelta. Debí pensarlo, o sí lo pensé. Y heme aquí ahora, tranquilo, concentrando mis fuerzas para mi elenco de actores que confían en mí, en mi experiencia, en mi consecuencia y en La Nave de la memoria de Ricardo Oré, a quien le desentraño sus secretos desde hace más de una década, y me voy acercando al final, a la comprensión de su discurso.

Ahora me concentro en Laxion y en el texto de Arguedas, de Los Ríos profundos. Estos jóvenes de hoy necesitan aprender algo. Y eso, estoy seguro, nos lo enseña Arguedas: ternura y consecuencia. Alegría de aprender, de conocer. Un año de aprendizaje en el método de las acciones físicas los ha entrenado. Ahora, a trabajar duro en el entrenamiento, en los principios de los que habla Grotowski.

Necesito concéntrame también en Los Guerrero, en el trabajo para La feria del progreso del BCP. Por primera vez una empresa financiera peruana confía en la cultura, en el teatro, en nosotros. Muchas veces lo hemos hecho para sobrevivir y defender con fuerza los procesos creativos y los pedagógicos. Pero ahora de una manera permanente, y sin “traicionarnos”, podemos igualar ambos discursos: el de la empresa y el nuestro. Y finalmente, puedo concentrarme en mis discípulos del post-grado  de San Marcos, en mi curso de Historia del Teatro Peruano, que me es fascinante y en el cual yo he sido insaciable espectador, y actor a veces. 

El resto del tiempo, si me queda, es para asesorar a mis queridos y confiados Edgard, César, Miguel y Gladys. Actores y artistas con enormes ganas y coincidentes en el discurso y en las formas. ¿Cómo puedo ir a Cuzco o a Arequipa? ¿Cómo puedo dar más cuando poco me queda para mí, solo el cansancio, el agotamiento, pero la inmensa alegría de la consecuencia? Mis compañeros son mi consecuencia. 

Cuzco seguirá siendo Cuzco con Edgard o sin Edgard. Edgard seguirá siendo Edgard conmigo o sin mí. Y ¿los Audaces? Seguirán teniendo a Freddy y la familia, que es su logro. Una familia que él ha transformado en familia elegida. Mi familia son mis proyectos por los cuales cancelo todo. Son seres queridos, pero no puedo dar lo que necesito para mí. Le dije a Freddy: ‹‹No te puedo contar más detalles›› ¿Por qué? ‹‹Porque yo tampoco los conozco››. Recién ahora los voy desentrañando, desde lo más profundo de mí ser. ¿Importa al mundo mi ser? Cuando vi la lista de invitados de Freddy me dije: ‹‹Todos o casi todos me conocen. ¿Debo hartarlos una vez más con mis discursos? ¿Vamos a llegar a un acuerdo para cambiar el mundo?››. No, ni lo uno ni lo otro. Si mi presencia tiene algún valor, mi ausencia lo hará notar. Y  aun así, la soberbia es grande. La soberbia de pensar que nuestras acciones sirvan para algo.

Hoy, han pasado 42 años que sigo mirando al otro y de él sigo aprendiendo. Y sé que lo más importante de estos encuentros es mirarme en el otro. Hoy no puedo estar con los Maestros que desde lejos llegan. Hace tiempo que a mis maestros los perdí. Unos se fueron a otros espacios y otros se sumergieron en sus acciones y se alejaron.

Lima, noviembre del 2013

Mario Delgado

 


Parse error: syntax error, unexpected '[', expecting ')' in /home/content/76/10914776/html/hosting/cuatrotablas.net/sites/all/modules/backup_migrate/backup_migrate.install on line 1020