Skip to content

AUDACES es para las nuevas generaciones un ejemplo

AUDACES, es para las nuevas generaciones un ejemplo

Era el año 1979. RE-VISION, 8 años de Laboratorio Teatral, era el título de la primera retrospectiva que realizaba nuestro grupo con el feliz auspicio del Goethe Institut bajo la dirección del Señor Gerard Hock, hoy jubilado en la ciudad de Manheim, Alemania. Éramos ricos en entusiasmo, sueños, solidaridad. Habíamos descubierto, sin proponérnoslo una vida nueva a través del teatro, que nos hacía inmensamente felices. 

Pero ¿Felices porqué y cómo? Porque recibíamos lo mejor del aprendizaje teatral del mundo de la vanguardia desde que salimos al Primer Festival Latinoamericano de Teatro de Quito. Y queríamos compartirlo....algo inusual en la práctica limeña de las relaciones intergrupales.

Sabíamos que Lima no era el Perú. Y teníamos una visión muy general de viajes hechos a “provincias”  tipo “giras al paso”, desde 1971, Ayacucho, Arequipa, Cuzco, Chiclayo, Chimbote, Trujillo, etc., tocadas más o menos suavemente, pero lo suficientemente intenso como para percibir premonitoriamente que Ayacucho era “un pueblo abandonado de Dios” y Arequipa una señorial ciudad, con orgullo a prueba de lucha de clases y casi “otro País”.

Éramos un grupo joven con una experiencia de 8 años extraordinaria, irrepetible. Y queríamos integrar el Perú a través del teatro. En Arequipa se daban las condiciones. Ciudad culta, con un cierta tradición teatral, a la moda de Lima pero seriamente provinciana, y mucho. Con un público dispuesto a recibir las atracciones de la capital, y sobre todo las de carácter cultural. 

Con una juventud lista a ser motivada. Algunos maestros o jóvenes directores expectantes que ya conocían de nuestra experiencia, a través del Encuentro Ayacucho 78. Y sobre todo con una dirigencia en  el Instituto Nacional de Cultura, filial Arequipa; de primer orden: el poeta Ruiz Rosas y un equipo entusiasta de colaboradores sobre todo el director de Actividades Culturales, Duillio era su nombre, amigo entrañable de las hermanas Diana y Leonor Arteaga del INC de Lima, y quien transformado en moderno promotor cultural, hizo una gestión insuperable con empresas privadas e instituciones, que hicieron posible que el Cuatrotablas del 79 y su RE-VISION, se trasladaran durante un mes a la bella ciudad del majestuoso y enamorado MISTI. Y transformando colectivamente el tranquilo y  famoso patio colonial de la Iglesia de la Compañía, sede también del INC; en un hervidero de entusiasmos y aprendizajes teatrales, permitió la realización de un laboratorio vivo que pasó del grupo a la comunidad teatral arequipeña. 

Es en éste contexto que por primera vez tuvimos contacto con los hermanos Frisancho o la familia de  Freddy. El era quizás en ese seminario, llamado CONSTRUYENDO UN ACTOR, el más tocado de todos los participantes. La experiencia pedagógica fué dedicada a todos los grupos de Arequipa como Atahualpa de la Universidad Nacional de San Agustín dirigido por el joven Luis Alvarez, Arlequín Teatro dirigido por Mario Algazara y Hugo Riveros, el Elenco Municipal dirigido por César Salas, Cara Al Sol de Sonia Benavente. Recuerdo a la gente de la Anea y Talía, que participaban de los eventos, y personas que no tenían grupo; pero eran ya entrañables para nosotros, como Luzgardo Medina, Robeldo Núñez, Peter, Guido, Cassorati, y muchos más.

Para todo esto, Freddy Frisancho se inscribió como parte del grupo de la UNSA, pero en realidad el ya hacía teatro con su grupo los AUDACES, de payasos en los micros o actuando en los barrios y colegios a nivel popular. Freddy diría más tarde “ni idea que el teatro era otra cosa”.

¿Teníamos idea los Cuatrotablas de las acciones que promovíamos sin ninguna malicia? Sólo con el afán de contar la buena nueva de un nuevo teatro, de la necesidad de crear un método para crecer, y promoviendo  la importancia del Teatro de Grupo para defender la profesionalidad y la independencia, en una realidad donde el teatro no es necesario y simplemente no existe en la agenda de las clases dominantes de la sociedad peruana y menos en la clase política. Salvo que se le use mal y para desprestigiarlo con actuaciones de mal gusto y anticuadas.. 

Había pues que traer hasta Lima esa llamita que se había encendido y alimentarla. Ese mismo año invitábamos a vivir la experiencia total del teatro, a ocho actores arequipeños, seleccionados en nuestra exitosa  visita a la Ciudad Blanca. Cuatrotablas vivía el apogeo de la comunidad teatral. En la Casa de Vista Alegre, convivimos los 8 actores invitados más el equipo de Cuatrotablas, primera y segunda generación. Un nuevo mes intenso de laboratorio. “Del entrenamiento a la Creación” era el nombre del seminario. Sonia Benavente, Teresina Muñoz Najar, Peter Portugal, Guido Huambos, Cassorati, Mario Bedoya, Norma Mogrovejo y Freddy Frisancho.

Ese año 79 terminó con mi retorno a Arequipa; invitado por LOS AUDACES, para el estreno de la obra de creación colectiva del grupo, EXODO DE LA VIDA. Y,  acogido por toda la familia y  amigos, se me pidió una charla sobre  EL TEATRO Y LA VIDA. Creo que debe haber sido una de mis mayores felicidades hablar para los AUDACES. El que se me invite a hablar contando historias reales, es para mí la forma más entretenida y creativa que tengo para expresarme, sobre todo desde que dejé de actuar.

Freddy, transformó todo su trabajo en una disciplina extraordinaria. Su ansia por saber, su enorme apetito de conocimiento, lo compartió con su hermano Fernando. Estos dos grandes actores arequipeños, de la ciudad de Mollendo tengo entendido, majestuosamente volcánicos, secundados por su familia en pleno; en especial Roberto acucioso manager que no se perdía una, para ayudar a sus hermanos en el salir adelante con su laboratorio teatral, el primero en la bella Arequipa, hasta hoy. 

Y cuando hablo de laboratorio es ésta manera de entender el teatro como la última reserva, como un acto de resistencia que expresa una dignidad y orgullo por la identidad construida. El teatro nos da identidad, además de salud; digo yo. Nos cura de nuestras heridas personales y nos ayuda a aceptar y trascender las heridas nacionales, cicatrizándolas. Los “audaces” Frisancho, han sido para Cuatrotablas un ejemplo extraordinario y sabio, del proceso de transformación de lo humano pobre a lo humano rico.
 
En 1980, fui participante del primer ISTA (Escuela Internacional de Antropología Teatral) en la ciudad de Bonn, Alemania. Escuela creada por Eugenio Barba y su Odin Teatret, en ella se reunieron maestros de Oriente y Occidente para confrontar los “principios comunes” de ambos teatros bajo la conducción magistral del maestro Barba. Con el Odin habíamos iniciado en 1976 una serie de encuentros pedagógicos que nos llevó incluso a la organización de ENCUENTROS AYACUCHO y a visitar la Casa del Odin en Holstebro en varias oportunidades. Ya habíamos compartido toda esta experiencia con el teatro peruano en Lima. Ahora Eugenio me ofrecía tres becas o cupos para la siguiente sesión del ISTA, en Volterra, Italia en 1981. Era necesario crear relaciones, construir redes, armar alianzas. Decidí compartir con el TUC (Alberto Isola) y Yuyachkani (Teresa Ralli). Eran las dos fuentes grupales más importantes del teatro limeño de ese momento.. El tercer invitado sería “uno de provincias”. Unilateralmente, casi sin consultarle a mi grupo, pues Barba me había dado a mí la responsabilidad; escogí a Freddy Frisancho, de los AUDACES, Y creo que  no me equivoqué en la elección, a pesar de las contradictorias reacciones de los mienbros de mi grupo..

Muchos años después, mis compañeros, los más jóvenes; los más viejos, me preguntaban ¿Porqué invitas a los de afuera y a tu propia gente, a tu grupo le niegas éste privilegio? Por eso, por el privilegio. Ustedes son privilegiados. Han tenido los mejores maestros del mundo en su propia casa. Desde Barba hasta Pina Baush. Los hemos tocado, a Grotowski, Julian Beck y Judith Malina, por nombrar algunos. Tenemos el teatro de Oriente circulando por la sangre de nuestro método. ¿Qué mas quieren?....Ahora que reflexiono sobre éste reclamo y la experiencia de AUDACES, sé que no me equivoqué aunque mi decisión nunca fue popular en mi propio grupo. Esa es la responsabilidad que tiene el privilegiado y que se ha asumido como un trasmisor de lo que recibe. Siempre lo tuve claro. Somos sólo instrumentos.

Freddy se encontró en Volterra con Jerzy Grotowski, Alberto Isola y Teresa Ralli. Y desde ahí, cuando a su regreso, iluminado me hablaba de los maestros orientales y sobretodo del amado maestro polaco, Jerzy, sentí que la ironía de estos tiempos permite todo, lo que jamás hubiéramos podido imaginar. Sobre todo con respecto a la idea de los talentos y los saberes, que se usaba en esos tiempos y todavía, quizás....Freddy era un talento para aprender, tenía el coraje de expresar su propia cultura, una cultura popular hecha no sólo de privaciones sino también de amor, de hermandad, lealtad y familia. Y de valores, sobre todo.  Apoyado por una familia férrea, con su fábrica de caramelos, podía subvencionar el teatro que el quería hacer. Con disciplina se hizo artista desde el autodidactismo, con una vocación que ya hubiéramos querido tener los limeños, o cualquier estudiante de las escuelas profesionales de Lima, con  los vientos siempre, a favor.

Arequipa no es fácil, es una ciudad de gente recia en sus ideas y en su corazón, un poco demasiado orgullosa para los tiempos que corren. Pero ahí, en esa culta ciudad un grupo de jóvenes payasos de micro por origen biográfico profesional, construyó una experiencia de teatro laboratorio  y además emulando a “los viejos maestros”, gastaron sus caramelos y los años más juveniles en hacer de Arequipa un espacio de intercambio y diálogos teatrales. Innumerables los eventos, nacionales e internacionales  organizados por AUDACES y que han contribuido a la formación de una nueva ética profesional.

No voy a escribir sobre los espectáculos y la estética, única, original y extraordinaria de los AUDACES. Del talento de sus dos actores maestros, Freddy y Fernando. He tratado de ubicar su experiencia en la propia experiencia de mi grupo, y en la experiencia del teatro contemporáneo nacional e internacional. Es enorme la influencia y la labor realizada por ellos en Arequipa. La gran actividad desplegada a raíz de cada evento este más de 25 años. Los grupos que crecieron, se transformaron y los que nacieron. Ilusiones Teatro en 1990, Aviñón Teatro en 1991, el grupo Tepo de Arcadio Ramos, Los Angeles de Hunter, Y más adelante Kumpayais Desanyé de Iván Sánchez, Cahureos, Anaqueronte, Ñaque, Denja, Futuro Ñaque y Entretablas, y muchos más, pequeños grupos, de los cuales no recuerdo el nombre. Los mayores se renovaron o en todo caso ahí están polémicos; pero sin poder dejar pasar la experiencia de AUDACES, una revolución teatral en “las provincias” del Perú.

Hoy que Lima ya no es el Perú; pero si una gran muestra de lo nacional. Hoy que Lima ahoga su teatro con la indiferencia natural de las castas dominantes y la inutilidad de los gobiernos responsables, de la falta de educación y de cultura; pero con un pueblo que se expresa con su “teatro originario”, el Teatro de los Padres que son las danzas, cantos, música y narraciones ancestrales del Perú, incorporados de manera absolutamente globalizada a toda la urbe mestiza, que rodea la vieja capital. 

Me pongo a pensar en AUDACES, esa experiencia provinciana de teatro moderno que nos ha cambiado definitivamente a todos los que hemos tenido la fortuna de compartirla. Hoy día que no encontramos una sola autoridad inteligente en Lima, que se interese por los ENCUENTRO AYACUCHO que fueron de todos, o por la creación de una ESCUELA SUPERIOR DE TEATRO DE ARTE  con carácter de independiente, descentralizada  y con un perfil que aproveche para las nuevas generaciones la capacidad del teatro de grupo peruano para convocar lo mejor del teatro universal, la experiencia de los AUDACES es para las nuevas generaciones un ejemplo, que va a merecer un estudio y análisis más riguroso, que éste emotivo testimonio.


Parse error: syntax error, unexpected '[', expecting ')' in /home/content/76/10914776/html/hosting/cuatrotablas.net/sites/all/modules/backup_migrate/backup_migrate.install on line 1020