Skip to content

Conversatorios

<<Plantearnos como un teatro de riesgo, confirmar nuestro camino con la opinión del público fue siempre muy estimulante. No siempre fue favorable, el público lo matizaba con sus propios deseos, lo que él haría. De alguna manera todos se sentían actores o directores de nuestras obras y eso era muy generoso. Aprendíamos enseñando nuestros procesos>>, Mario Delgado.

 

Los conversatorios se hicieron comunes desde los 70 hasta los 90 en todo el Teatro de Grupo. Nunca lo hemos dejado de hacer. En todos los espacios, con público tradicional o experimental, llenos de teatro o pobres de teatro, expertos e inexpertos, siempre se ha aprendido. Como los conversatorios ineludibles en LAXION, estos espacios se ampliaron en el MOTIN. Horas de horas de intercambios y conversatorios se hicieron infaltables por todo el Perú. El espíritu del conversatorio cambió el teatro o la forma de concebirlo. Mil formas se ensayan hoy.

 

Todos somos Shakespeare o podemos serlo, y todos escribimos y luchamos por ver nuestras obras realizadas. Se ha democratizado el teatro. Aún no el talento, pues éste requiere mucha convicción y perseverancia, disciplina y rigor y sobre todo capacidad de riesgo. Ahora, profesionales, más crecidos, quisiéramos que el FACEBOOK EN ESCENA lo retome la CASLIT, proyecto extraordinario que el Museo Metropolitano dejó esfumarse por un tiempo…